LAS TRAMPAS DEL ODIO

Cánticos militares xenófobos: Entre degolladores, funebreros y vampiros

Por Rubén Durán

Nuevamente se activó la trampa del odio.

Bastó que un descerebrado con jinetas y unos cuantos grumetes chilenos vociferaran ante una cámara una burda cadencia de trote para que gente de cuatro países se enfrasque en una contienda de insultos y pases de facturas sobre un pasado que los divide.